Siempre me he sentido maravillada por el poder de nuestra mente. En especial por esa capacidad que tenemos de crear primero en ella la realidad que queremos materializar, para luego vivirla. Esto se logra a través de la visualización, el poderoso hábito de quienes alcanzan sus metas. El libro «El secreto» de Rhonda Byrne en el año 2006 despertó en muchos de nosotros la curiosidad por jugar con nuestra mente. El secreto propone hacerle creer a la mente que ya vive lo que queremos vivir. Agradeciendo aquello que aún no se había manifestado como si ya existiera, visualizando. De pronto, todo comenzaba a materializarse para nosotros.

MICHAEL PHELPS Y LA VISUALIZACIÓN

En el mundo deportivo, es conocida la llamada técnica de VMR (Visualization and Mental Rehearsal/ Visualización y ensayo mental). Se basa en visualizar «con todos los detalles» una prueba deportiva exitosa. Atletas de alto desempeño como Michael Phelps (ganador de 28 medallas olímpicas) es uno de los casos más conocidos. Te comparto su historia:

Charles Duhigg en su libro “El Poder del Hábito” de Charles Duhigg, cuenta: todos los días, luego de su entrenamiento, Bowman le decía: no olvides ver el video esta noche y mañana en la mañana al despertarte. No existía tal video. Se refería a que Phelps tenía que visualizar la carrera en su mente. Todas las noches y cada mañana Phelps cerraba sus ojos y se imaginaba saltando a la piscina, en cámara lenta, nadando perfectamente. El visualizaba cada brazada, la vuelta y el final. Michael Phelps repitió “su video” miles de veces en su mente hasta el momento que en las carreras no pensaba. Simplemente seguía un programa. Había sido programado para ganar.

Otros famosos han comentado tener el hábito de la visualización y estar viviendo hoy, una realidad que crearon primero en su mente. Oprah Winfrey, Jim Carrey, Will Smith, Michael Jordan, Lady Gaga y Arnold Schwarzenegger son solo algunos de ellos.

No se trata de magia. La visualización es un proceso que condiciona nuestra mente hacia el éxito (por supuesto si nos visualizamos con éxito). Se trata de crear en nuestro cerebro (el cual no distingue entre la realidad y la fantasía), las emociones, reacciones y actitudes como la confianza, la Fe y el optimismo. Condiciones necesarias para lograr lo que nos proponemos.

Beneficios del hábito de la visualización:

Entre los beneficios de hacer de la visualización un hábito están:
  • Crear la esperanza de que puedes lograr lo que quieres. A diario esto le inyectará un poco de fuerza a tu motivación y tu fuerza de voluntad, que como ya sabes, son limitadas.
  • Facilitar el enfoque. Ayudándote a eliminar de tu camino cualquier distracción que pueda alejarte de tu anhelado sueño.
  • Contrario a lo que quizás obtienes cuando piensas en «¿Qué pasa si fallo?» al visualizar tu éxito (en el proceso y en el resultado), condicionas tu cerebro para el logro de tu meta.
  • Desarrollar en tu mente la capacidad de ver posibilidades, soluciones y alternativas. No obstáculos.

¿Por dónde comenzar?

Al igual que con cualquier otro hábito, la recomendación es comenzar con un (1) objetivo a la vez, yendo de menos a más. A continuación te dejo lo que llamo las «3 C de la visualización», 3 claves para cultivar este maravilloso hábito:
  • Claridad: Define lo que quieres alcanzar, valida si realmente eso que hoy crees querer tiene suficiente valor para ti como para invertir tu tiempo y esfuerzo diario en lograrlo. Algunas preguntas que me hago cuando defino un objetivo son: ¿Para qué quiero lograrlo?, ¿Qué gano al hacerlo?, ¿Qué pierdo si no lo hago ahora?
  • Creatividad: Permítele a tu mente ser tan creativa como quiera, define con detalles cómo es esa realidad que quieres experimentar. Algunas preguntas que pueden ayudarte a darle más detalle a tu visualización son: ¿Cómo me sentiré y me veré al lograrlo?, ¿Cómo serán mis días cuando lo logre?, ¿Cómo sabré que lo he logrado?.
  • Constancia: Repite tu proceso a diario, tantas veces como sea posible. Puedes tomar el ejemplo de Phelps y practicar tu visualización antes de dormir y al despertarte. Evita romper la cadena, es decir no saltes días sin haber trabajado en activar en tu mente la visualización de tu sueño ya alcanzado.

Técnicas de visualización

Algunas técnicas de visualización que puedes practicar son:
  • Meditación: Siéntate relajada y con la espalda recta, cierra los ojos y respira lentamente. Comienza a imaginarte logrando tu objetivo (el proceso y la meta), prestando especial cuidado a los detalles: viéndote feliz y exitosa, detalla colores, formas y aromas, visualiza con detalle el lugar en el que todo ocurre. Repite esto a diario.
  • Mapa del tesoro (tablero de sueños o vision board): Esta es mi técnica de visualización activa favorita, una forma de plasmar gráficamente, con imágenes y palabras poderosas, esa realidad que quiero vivir. En mi caso, han sido muchas las bendiciones que hoy vivo y que antes estuvieron en un mapa: mi apartamento, encontrar el amor, vivir en un lugar donde no hablaran mi idioma, etc.
  • Gratitud anticipada: Agradece a diario por las cosas que deseas como si ya las tuvieras. Decreta que ya tienes eso en tu vida y agradece a diario por eso.
Dicen por allí que todo lo que existe fue creado 2 veces, primero en la mente de quien lo imaginó y luego se materializó. Anímate a sumar en tus hábitos éste maravilloso hábito de poder, LA VISUALIZACIÓN.
Monik