Luego de completar el Laboratorio de Hábitos, ahora sí tengo tiempo, tanto que tengo mis domingos libres para mí, para disfrutar. Siento que han llegado tantas cosas luego que aprendí a planificarme y organizar mis espacios (físicos y digitales) que siento que son premios a todo mi esfuerzo. Veo mi progreso y ya no busco perfección.