En mi cuenta siempre te hablo de hábitos, de lo importante que son para mí, de lo mucho que me apasiona saber que puedo gestionar mis hábitos, con la certeza de saber que tienen el poder de acercarme o alejarme de mis metas pero…  ¿QUÉ SON LOS HÁBITOS? 
Un hábito es un patrón de comportamiento el cual repetimos, de la misma manera ante situaciones similares.  Este comportamiento es carente de razonamiento. Es decir; no pensamos demasiado cuando actuamos por el impulso de nuestros hábitos (buenos o no), de hecho; hay teorías que plantean que el cerebro gasta menos energía cuando reacciona mediante un hábito, con lo cual es tan fácil (una vez creado el hábito) quedarnos allí, pegadas por mucho tiempo, hasta que conscientemente decidamos cambiarlo o mejorarlo.
Existen distintos tipos de hábitos, siendo los más conocidos los hábitos de higiene, ejercicio y alimentación. Sin embargo; también son hábitos nuestras rutinas de estudio, de trabajo, de relacionamiento, en fin; la lista es larga.. Esto solo nos dice que en cualquier aspecto de nuestra vida, podemos identificar hábitos.
 

¿Qué son malos hábitos y qué son buenos hábitos?

Es fácil saber que comer solo comida chatarra, llevar una vida sedentaria y hacer uso de sustancias dañinas, son malos hábitos para quienes quieren llevar una vida saludable y vivir en el mejor estado posible los años que pueda vivir.  Desde mi perspectiva, la definición de bueno o malo, va a depender del tipo de vida que quieras vivir. En este sentido, un hábito es bueno siempre que está alineado con tus valores de vida y metas (siempre que te acerca a ellas). Por el contrario, un hábito será negativo cuando atenta contra alguno de ellos (cuando te aleja de tus metas y del tipo de vida que quieres). Te doy algunos escenarios ejemplos a continuación:
  • Escenario A:
    • Valores: Salud, Amor propio, Familia.
    • Metas: Salud física y mental, compartir tiempo de calidad con la familia.
    • Hábitos negativos (es decir aquellos que me alejan de mis metas):  Fumar, no dormir, permitir el maltrato en mi relación.
    • Hábitos positivos (es decir aquellos queme acercan a mi meta): Dedicar 1 hora cada noche a jugar con mis hijos, Alimentarme saludablemente, etc.
  • Escenario B:
    • Meta: Comprar una casa propia el año que viene.
    • Hábitos negativos (es decir aquellos que me alejan de mis metas): Gastar en cosas no necesarias, no tener control de mis finanzas, comer a diario en la calle (esto me lleva a gastar más).
    • Hábitos positivos (es decir aquellos queme acercan a mi meta): Ahorrar 10% de mi sueldo cada mes, evitar la compra del café de las tardes, esto me llevaría a ahorrar 2$ al día.
  • Escenario C:
    • Meta: Bajar 10K en los próximos 8 meses.
    • Hábitos negativos (es decir aquellos que me alejan de mis metas): comer a deshora, comer solo comida procesada, saltarme comidas, no hacer ejercicios.
    • Hábitos positivos (es decir aquellos queme acercan a mi meta): Cocinar en casa de forma saludable, hacer ejercicios al menos 4 veces por semana, monitorear mi progreso a través de la balanza y fotos.

Tus hábitos NO te definen…

Otra característica de los hábitos es que por lo general, son aprendidos (de manera consciente o no), lo cual me resulta muy interesante porque quiere decir que no nacemos con hábitos impuestos, no se heredan, no vienen en nuestro ADN. Por lo tanto; tus hábitos no te definen (no te hacen una buena o una mala persona), pero si te condicionan (haciéndote más o menos eficiente para lograr tus tareas, más o menos saludable, más o menos feliz, más o menos amigable, etc…).
¿Sabes qué me parece genial en todo esto? que como cualquier conducta aprendida, puede ser modificada a voluntad. Algunas van a necesitar más esfuerzo que otras, pero siempre será posible teniendo claro tu motivo para cambiar y contando con las herramientas y el acompañamiento adecuado… es allí donde está la magia.
Las personas de alto rendimiento (aquellas que logran resultados extraordinarios en lo que hacen y mantienen balance en las distintas áreas de sus vidas), ponen especial cuidado en la gestión de sus hábitos, porque es a través de ellos que optimizan su energía y aceleran sus procesos hacia el logro de objetivos.
Nos vemos en una próxima entrada del blog, donde juntas seguiremos…. hablando de hábitos.
Monik