Hace unos días te comentaba en mi Instagram (@mpcantillo) que existen hábitos que ayudan a traer paz a nuestra vida. Hoy quiero hablarte de cómo uno de ellos, me ayudó mucho esta semana. Este hábito es: OBSERVA TU CORAZÓN Y ACTÚA.

Y me refiero a mucho más que mirarte al espejo, hablo de mirar hacia dentro de ti, observando tu corazón, reconociendo sin apego alguno tus pensamientos, tu estado de ánimo que a veces cambia sin razones aparentes, tus sensaciones y reacciones ante ciertos estímulos. Observar te permite ponerlos en orden y decidir de manera consciente estar en calma… vivir en paz, contigo… para luego poder compartirla con quienes te rodean.

Esta semana pasé por días de «humor rarito», no estaba enojada, no estaba triste, simplemente no estaba en calma. Me di cuenta un día al levantarme y decidí observarme y preguntarme ¿Mónica alguna razón para estar así?… escuché atenta un buen rato y solo encontré un motivo: pronto llegará mi período y como toda mujer, pues hay cambios en esos días. Ya más clara, y sabiendo que el tema hormonal no podía cambiarlo, decidí que tampoco sería esa la razón para amargarme el día o peor, amargar el espacio de otros (mi esposo, mi perro, mis compañeros, clientes, etc.) así que decidí ACTUAR.

Busqué en #Spotify listas con música vieja, de esa que escuchaba cuando era adolescente, que me traía solo buenos recuerdos y eso me hizo cantar TODO EL DÍA y hasta reírme de lo distinta que era la música «de moda» en ese entonces. A pesar de que era un día de trabajo, quise hacer cosas que me alegran el alma: escribí un rato, leí, regale algo a alguien y me compré un chocolate (que terminé comiéndome al día siguiente, pero solo regalármelo me hizo feliz). Terminé el día no solo sintiéndome en paz, sino poderosa porque logré apoderarme de la situación y decidir a voluntad cómo asumir algo que no podía cambiar.

Observarte y actuar, son acciones increíbles que cuando las combinas en tu rutina, representan hábitos de poder que te ayudan a crear paz, para ti y para los demás.

 

Monik