Mi vida solía estar llena de reclamos, a mí misma, pero sobretodo a otros. La lista comenzaba con mi papá con quien de adolescente no tuve una buena relación. Pasaba los días recordando escenas no muy felices entre mis padres y llenándome la cabeza con «él no debió hacer esto…», «papá me hizo aquello… entonces quizás no me quiere». Incluso llegué a pensar que muchas de sus diferencias con mi mamá tenían que ver conmigo o eran una prueba de que no nos quería.

 

No todo lo que piensas es verdad!!
El problema de creer que si lo es está en que tus pensamientos, generan tus acciones, y esas acciones diarias (tus hábitos) condicionan tu realidad.

En consecuencia, esos pensamientos que daba por verdad durante mi adolescencia,  comenzaron a materializarse en mi vida adulta, específicamente en mis relaciones de pareja. Por años fui un imán de hombres que afirmaban la veracidad de mis pensamientos de juventud: pensamientos de carencia y no merecimiento que se reflejaban en relaciones tóxicas en las que no me sentía valorada, ni querida.

Un día,  me topé con un libro llamado «Amar lo que es» una verdadera joya que cambió mi forma de ver eso que hasta entonces llamaba la verdad. Con su libro, Byron Katie me enseñó uno de los hábitos más poderosos que he conocido: indagar en mis pensamientos. Cuestionar de algún modo todos aquellos pensamientos del pasado que me alteraban. Siempre que lo hacía, me sentía mejor, casi de inmediato.

Cuando algo me da resultado, me obsesiono por aprenderlo a profundidad y con esto no fue distinto. Hice de cuestionarme una nueva rutina, no fue fácil, tampoco fue siempre agradable. Cuestionar lo que siempre has creído como verdad, te enfrenta a tus fantasmas, tus miedos, tus prejuicios y lo grande de tu Ego.  Pero valió la pena, ha valido la pena. Con el tiempo, muchos de mis enojos guardados por años, mis frustraciones, de pronto se volvieron pequeños. Ahora sé que soy dueña de lo que elijo pensar, me siento más ligera y capaz de perdonarme y perdonar.

Siendo esto un descubrimiento tan poderoso y revelador para mí, no me lo voy a guardar.

Por eso hoy quise contarte de qué modo puedes cuestionar tus pensamientos.

Cuando te sorprendas a ti misma diciendo cosas como: «él hizo esto porque no me quiere», «ella debería actuar así», «ellos no deberían hacer….», «Yo debería haber hecho esto…. pero no me dejaron», detente, respira y atrévete a cuestionarte. Cuestiona tus pensamientos y descubrirás que hay un mundo de posibilidades.

En el libro «Amar lo que es», Byron Katie nos propone un ejercicio llamado «El trabajo» que consiste en elegir un pensamiento que das como cierto, tomar lápiz y papel y cuestionarle haciéndote las siguientes preguntas:

  1. ¿Es eso verdad?
  2. ¿Tienes la absoluta certeza de que eso es verdad?
  3. ¿Cómo reaccionas cuando tienes ese pensamiento?
  4. ¿Quién serías sin ese pensamiento?

La idea es que lo respondas con total sinceridad. Al principio te parecerá extraño y quizás no le verás mucho sentido al asunto, pero te aseguro, que conforme vayas avanzando en el trabajo, entenderás qué es realmente la verdad de esa situación y qué es producto de tus creencias, de tus expectativas, de tus pensamientos, tu Ego, tus miedos.

Cuestionar lo que piensas de una situación que ha ocurrido, te libera del rencor y del drama, y te ayudará a tomar responsabilidad, en lugar de culpar a otros por lo que tú sientes por lo que ellos hicieron ?.  En ese cuestionamiento encontrarás potencial de cambio, cuando crees como verdad absoluta lo que piensas, creas una realidad en base a eso, no hay opción nueva, no hay espacio para el cambio.

Recuerda que los #hábitos son mucho más que lo que comes, las horas que duermes, si haces o no ejercicio, si fumas o bebes. Tus hábitos son todas las decisiones que tomas en tu día a día, lo que haces o decides pensar repetidamente como una rutina de respuesta, ante una situación que la genera.

portrait of gil

Cuestionar tus pensamientos es abrirte a la posibilidad de que hay un mundo de alternativas más allá de lo que crees hoy, es un hábito sin duda  que te acerca a la felicidad.

Te invito a intentar este ejercicio y a que me cuentes en los comentarios cuáles fueron tus resultados. Aquí te dejo el link del libro del que tanto te he hablado en este post: Amar lo que es – Byron Katie

Recibe un abrazo,