Experimentar, creo que es una forma maravillosa de aprender, sobretodo cuando de construcción de hábitos se trata. Sin embargo; esta experimentación se basa en el autoconocimiento, de lo contrario el proceso puede volverse tedioso y frustrante. Tanto más te conozcas, más fácil será para ti entender los métodos que te funcionan y los que no, cuando de incorporar nuevas rutinas se trata.

Son muchas las características de tu personalidad que determinan la forma en la que tomas decisiones cada día, conscientes o no. Esas decisiones cuando se vuelven frecuentes y automáticas no son otra cosa que hábitos. Hábitos que te alejan o te acercan de lo que quieres vivir. Hoy quiero hablarte de las que para mí son las 3 características de mi personalidad que más me ha servido conocer para poder gestionar mis hábitos:

Hábitos levantarse temprano

¿ERES ALONDRA O GOLONDRINA?

Esto tiene que ver con la hora del día a la que eres más productiva. En mi caso; la noche es el momento del día en el que las grandes ideas surgen y puedo darles forma. Me agrada el silencio de la noche para planificar y para escribir (como ahora que preparo este post para que lo recibas mañana tempranito).

En mi caso, cuando la construcción de hábitos está relacionada con levantarme muy temprano, me cuesta más, porque no es la forma en la que mi cuerpo naturalmente funciona. Sin embargo; cuando comencé a entrenar para mi primer maratón, tuve que forzar esto y se me hizo muy difícil, porque me levantaba a las 4:45 a.m. para irme a correr.

¿ABRES O CIERRAS PROCESOS?

Abrir procesos es lo mío, me encanta tener más de un proyecto entre manos y me aburre mucho el tener solo 1 cosa en la que concentrar toda mi atención del día. A pesar de lo que muchos puedan pensar, esto en temas de construcción de hábitos no es ni bueno, ni malo, simplemente es.

Conocer esta característica de mi personalidad ha sido clave en mi proceso de gestionar hábitos. Ahora sé que me resulta fácil y hasta divertido experimentar con 2 hábitos a la vez. Por ejemplo; dormir temprano (experimento 1) y tomar 9 vasos de agua (experimento 2).

Reflexiona cuál es tu tendencia, eres de las que no empieza nada hasta terminar el último paso del proyecto anterior, o por el contrario te sientes cómoda teniendo más de un proyecto en el cual llevar tu atención. En base a lo que encuentres, decide si trabajarás en 1 hábito o puedes trabajar en 2 a la vez.

¿MARATONISTA O CORREDORA DE VELOCIDAD?

!Soy maratonista! Y no solo por haber corrido 42Km en New York (2017) y en Chicago (2018). Soy maratonista porque me gustan los proyectos intensos en los que tengo que mantener el esfuerzo por tiempo sostenido para ver resultados. Es por esto que me gustan los retos intensos del tipo «7 meses sin dulce» o mi actual reto de «6 meses sin comprar lo que no necesito» para cambiar mi tendencia a comprar artículos innecesarios. Esta característica de mi personalidad, me lleva a ser más disciplinada por naturaleza, y a hacer lo que tengo que hacer, el tiempo que tenga que hacerlo, para lograr lo que quiero.

Ahora bien; si tu tendencia es más del tipo «corredora de velocidad»,  trabajar hábitos te resultará más simple si estableces metas cortas que puedas alcanzar en menos tiempo y así tener la sensación de logro de forma temprana. Esto te ayuda a tener más motivación, que al final del día es lo que quizás buscas mantener.

Conocerte es clave, hace tu vida mucho más fácil para ti. Al momento de establecer un plan para cultivar un nuevo hábito o reemplazar otro,  busca alternativas que se adapten a tu personalidad. La verdad es que, a pesar de toda la guía teórica que podamos encontrar en los libros, no existe un único método de construcción o reemplazo de hábitos que nos funcione a todas. Por eso la conocerte y la experimentación constante es la vía para encontrar esa forma que se adapta mejor a ti.

Si necesitas acompañamiento en tu propio proceso de experimentación, recuerda que he creado para ti el Laboratorio de hábitos, me encantará poder ayudarte.

Conócete, experimenta, cambia tus hábitos y logra todas tus metas.