Amor, un sentimiento relacionado con la afinidad entre dos seres. Una palabra con muchos significados sublimes y muy distintos para cada quien. Para algunos amar es poner el bienestar del otro antes que el propio. Para otros, amar es entregarse sin condiciones. Para mí, es un sentimiento de entrega, de admiración y afecto. Lo opuesto al miedo. 

Durante mucho tiempo busqué el amor, como quien busca el príncipe azul que Disney nos vendió a todas. Creía que llegaría un hombre a salvarme de mi soledad y que me haría feliz. En esos tiempos; mi intención era agradar, siempre ponía los intereses del otro primero que los míos y en ese camino muchas veces me perdí. Elegí parejas equivocadas, me partieron el corazón muchas veces y dejé de creer en que había amor para todos.

Un día, luego de mucho trabajo interno entendí que a pesar de querer desde el corazón encontrar un amor bonito, yo no estaba haciendo nada por atraerlo. Al contrario, en mi afán por alcanzar, me alejaba de convertirme yo, en esa pareja ideal.

En otras palabras, me di cuenta que atraer el amor es como en cualquier otra meta, un asunto de hábitos. Hoy viviendo a plenitud una relación maravillosa (conmigo, con mi esposo y con mis amigos… si, amig@s porque en la amistad hay amor), puedo decirte que fueron 3 hábitos que me ayudaron a atraer a mi vida el amor:

1. HAZTE FELIZ A TI MISMA, CADA DÍA:

Nadie con su amor te hará feliz. La otra persona (pareja, amigos, etc.) vendrá a complementar tu felicidad, a fortalecerla, a acompañarte en tu camino. Ser feliz es una decisión propia y de todos los días.

Pensamos que seremos felices cuando llegue la pareja correcta y el asunto querida amiga, es al revés. Cuando seas feliz contigo misma, cuando te ames y te sientas cómoda en tu propia piel, aparecerá una pareja que vibre de la misma forma.

2. CUIDA LO QUE TE DICES SOBRE EL AMOR:

Cuida lo que dices, porque cuando hablas, tu mente te está escuchando. Eso que dices, viene de un pensamiento. Ese pensamiento, genera una emoción que luego te lleva a la acción. Esas acciones cuando son repetitivas se convierten en hábitos. Hábitos que forman tu personalidad. Y como dice Joe Dispenza (Neurocientífico), «nuestra personalidad crea nuestra realidad personal». 

Si a diario te repites que el amor verdadero no existe, que todos son iguales, que no hay amor para toda la vida, seguramente eso es lo que verás manifestarse en tu día a día. Define qué quieres creer sobre el amor, cómo quieres vivir el amor en tu vida y comienza a repetírtelo y a generar en ti nuevas creencias que te lleven a manifestar nuevas y mejores experiencias.

3. CONVIÉRTETE EN LA PERSONA QUE QUIERES LLEGUE A TU VIDA:

Pedimos que llegue a nuestra vida un amor extraordinario, pero nosotros ¿qué tenemos para ofrecer?. ¿Te enamorarías de alguien como tú?. Quieres una pareja que se cuide, que te cuide, que sea honesta, divertida, etc. ¿Eres tú esa persona?.
Deja de perseguir la pareja ideal, la amistad ideal y conviértete tú en esa pareja, en esa amiga ideal. Te aseguro que cuando lo hagas, la vida no tendrá otra opción que alejar de ti todo aquello que no vibre a tu nivel y atraer hacia a ti el amor tal y como tú lo reflejas.

En adelante, cuando pienses en encontrar el amor, solo ve al espejo y míralo de frente. Si eso que ves, no se parece al amor que quieres atraer, es momento de cambiar. Logra tus metas, cambiando de hábitos.